El Cariñoso e Infinito Amor de Dios

cover-el-carinoso-e-infinito-amor-de-dios3

 

INTRODUCCIÓN

 

Pero la gracia de nuestro Señor fue más abundante con la fe y el amor que es en Cristo Jesús.

—1 Timoteo 1:14—

 

Nosotros le amamos a él, porque él nos amó primero, (1 Juan 4:19).[i] Cuando el Señor con gran compasión y ternura nos tocó con su preciosa gracia y nos salvó, empezamos una jornada con él llena de bendiciones.

El amor de Dios tiene el poder de alcanzar a todos los seres humanos, a todos aquellos que abren su corazón para recibirle y dejar que Dios transforme sus vidas y, que al convivir con otros seres humanos, estos sean tocados también con la gracia divina.

La presente obra es de principio a fin acerca del amor de Dios. Hablamos en este libro del poderoso amor de Dios, el cual nos da la fuerza y el valor para vivir cada día con alegría en nuestros corazones. Es el amor maravilloso de Dios que nos transforma a la semejanza de Jesús Cristo y que nos inspira a servir y a amar a nuestros semejantes como a nosotros mismos.

Así mismo, también hablamos acerca del piadoso amor de Dios, que nos llena con la dulce esperanza del Jesús resucitado que con júbilo, nos lleva hasta la vida eterna; hablamos del amor de Dios que nos da el consuelo de hijos queridísimos, y esa gran paz que solo Dios nos puede dar y que no podemos entender, pero que sentimos tan real cuando pasamos por los momentos más difíciles de nuestras vidas y en nuestros sufrimientos más profundos. Es el maravilloso amor de Dios el que le da sentido, propósito, y dirección a nuestras vidas y el que nos ayuda a vivir contentos y satisfechos. La ternura del amor de Dios, nos inspira a vivir separados del pecado; cuando sentimos el amor de Dios en nuestros corazones, no queremos pecar más, por no ofender la santidad de Dios. Unidos al amor de Dios, evitamos todo el sufrimiento inútil y el dolor que resulta de la comisión del pecado.

El propósito de este libro es ayudar al lector a reflexionar y comprender cuán grande es el amor de Dios, y que, “podamos comprender con todo el pueblo santo cuan ancho, largo, alto y profundo es el amor de Jesús Cristo: Pido pues, que conozcan ese amor, que es mucho más grande que todo cuanto podemos conocer, para que lleguen a colmarse de la plenitud total de Dios,” (Efesios 3:18-19).[ii] Se empieza a experimentar el amor cariñoso, tierno e infinito de Dios al darnos cuenta de cuánto Dios nos ama; es en verdad, el amor de Jesús Cristo lo que nos salva.

Nuestros corazones se regocijaron cuando vinimos a Jesús Cristo, y tuvo compasión de nosotros y nos salvó; y por eso exclamamos llenos de júbilo: ¡La gracia de Dios me ha tocado! ¡Es su gracia bendita quien me ha buscado y me ha encontrado! ¡Jesús vive en mí! ¡Ya nunca más estaré solo! ¡Ya nunca más seré el mismo! Jesús esta siempre con nosotros; la obscuridad que nublaba los ojos de nuestra alma y nos impedía ver el sendero angosto que lleva a la vida eterna, fue reemplazada por su luz esplendorosa, siempre más brillante, que alumbra y disipa nuestra obscuridad, iluminando todo nuestro ser. Nuestros corazones, por medio de la gracia de Dios, se abrieron a la realidad de que Jesús pensó en cada uno de nosotros.

Jesús Cristo, quien por su propia voluntad llevó su cruz, cargando con nuestros pecados para liberarnos de la esclavitud en que vivíamos. Jesús nos lavó por completo en su sangre y nos perdonó todos y cada uno de nuestros pecados para poder, ya libres de la culpa, experimentar plenamente su amor por nosotros, la vida abundante que Dios nos da, el agua viva que mana hasta la eternidad.

Por esto, la salvación y el perdón de los pecados, marcan el comienzo de nuestra jornada de vida con Jesús. Dios nos ama tanto, que no nos puede dejar enfermos y heridos por el pecado como cuando llegamos a Jesús por primera vez. Jesús nos ama incondicionalmente y desea solamente nuestra felicidad. Sin embargo, Él no puede hacer nada para ayudarnos si nosotros no aceptamos su ayuda utilizando nuestro libre albedrío. Cristo Jesús desea sanar nuestras almas para que nosotros podamos desarrollar todo nuestro potencial como seres humanos y desea que nosotros descubramos nuestra vocación, nuestro llamado en la vida, que es el amor a Dios y al prójimo, y el ser siervos de Dios sirviendo a todo aquel que lo necesite.

Jesús quiere que nosotros descubramos en Él nuestra razón para vivir, haciéndolo el centro de nuestra vida, porque Él es, nuestra verdadera felicidad.

Jesús está esperando por nosotros con los brazos abiertos a que le digamos:

 

¡Si Jesús! ¡Por favor transfórmame a tu semejanza!

¡Por favor, renuévame!

¡Si Jesús! ¡Sana mi alma, mi cuerpo, y el sufrimiento que todavía oprime mi corazón!

¡Si, Jesús! ¡Dame tu Santo Espíritu, y enséñame como vivir para ti y servir a todos aquellos con los que convivo!

¡Si Jesús! ¡Dame santidad, y un corazón amoroso, compasivo y cariñoso!

Y Jesús, por favor, jamás, dejes que me vaya de tu presencia.

Sé que has escuchado esta humilde oración.

¡Gracias Jesús!

¡En el Nombre del Padre, a quien pedimos, por medio de su Hijo Cristo Jesús, nuestro Salvador, Amen!

 

Debemos venir a Jesús Cristo porque es nuestra decisión seguirlo y cooperar con Él, para que con su ternura y gentileza nos conforme día a día a Su semejanza, a través de toda la vida. Jesús cerrará nuestras heridas quitando aquello que no sirve y que ensucia al alma, para así sanarnos.

Además de experimentar sanación, también Jesús nos dará un corazón como el suyo, lleno de amor, gentileza, y compasión por nuestro prójimo. El amor de Jesús nos llenará el corazón, y así, viviendo en nosotros, continuaremos viviendo con Él eternamente.

Una vez que hayamos decido seguir a Jesús, su amor, y su esperanza, no nos abandonarán; nosotros somos la obra maestra de Dios. Él nos creó de nuevo en Cristo Jesús, a fin de que hagamos las cosas buenas que preparó para nosotros tiempo atrás, (Efesios 2:10).[iii] La jornada en compañía de Jesús empieza cuando nacemos de nuevo y confiamos nuestras vidas a Jesús Cristo. Sin embargo nuestra jornada no termina ahí. Nosotros caminaremos con Jesús durante toda la vida, hasta el día en que llenos de júbilo, veamos a Jesús cara a cara en su reino celestial.

En este libro, revisamos lo que la Biblia dice acerca del amor de Dios Padre y de Su Hijo Jesús. Para la inteligencia humana es imposible comprender totalmente el amor de Dios. Sin embargo, nosotros podemos sentir su amor si estamos abiertos a recibirlo. Nosotros podemos experimentar el amor de Dios a través de su Santo Espíritu, que nos da la paz de Dios y el gozo del alma. Nos damos cuenta que el amor de Dios es nuestra verdadera felicidad, porque cuando tenemos a Jesús con nosotros, en verdad, que lo tenemos todo: El Señor es mi pastor; tengo todo lo que necesito, (Salmo 23:1).[iv]

 Cuando decidimos seguir las instrucciones, los preceptos y los mandamientos de Dios con la ayuda de su Santo Espíritu, encontramos verdadera paz y gozo del alma. Estos dones no tienen nada que ver con nuestras posesiones, prestigio, clase económica, social o educación; ni tampoco con una vida libre de dificultades, sino más bien, con una estrecha relación con Dios que nos da su gran paz y el gozo del alma.

El estar contentos y satisfechos en la vida es el resultado de una relación harmónica e intima con Dios. Nuestra relación con Dios depende de nuestro conocimiento de Él, por medio de su palabra, la obediencia a su palabra, y el confiar en Jesús dejando nuestras vidas en sus amorosas manos. Nuestra relación con Dios, a través de su Hijo Jesús, debe de ser de plena confianza, Porque el Señor es bueno; su amor es eterno y su fidelidad no tiene fin. (Salmo 100:5).[v] En todos los eventos de nuestras vidas, Jesús está con nosotros, porque el amor de Dios por nosotros no depende de nuestros sentimientos o de nuestras emociones. El amor de Dios es constante, fiel, tierno, incondicional, poderoso, siempre presente, y eterno.

Querido lector, tú puedes experimentar el amor de Dios conociéndolo mejor por medio de su palabra. En este libro encontrarás una gran selección de versículos bíblicos que han inspirado a los cristianos de todos los tiempos a amar a Dios con todo el corazón. Este libro es también una súplica para retornar al corazón de Jesús, para conocerlo mejor y aceptar su cariñoso e infinito amor. Quiero compartir contigo, querido lector, este Dios amoroso y cariñoso, el Único y Santo Dios, y su hijo Cristo Jesús. Su luz, eternamente brilla, e ilumina mi obscuridad y suaviza las dificultades de la vida. ¡Me regocijo en la salvación de nuestro Señor Jesús! Es nuestra salvación un gran tesoro, cuyo precio invaluable fue pagado por Jesús en la cruz. Nada más es necesario, y sin embargo, con su salvación, este Dios generoso y amoroso añade tantas otras bendiciones.

Jesús nos dice: Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas, (Mateo 6:33). Nosotros siempre estaremos en deuda con nuestro Señor; no hay nada que podamos hacer para pagar tanta generosidad. El apóstol Pablo nos recuerda: “Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe,” (Efesios 2:8-9).

Le pido a Dios en oración, querido lector, que este libro sea de mucha bendición para ti. Que el amor de Dios y sus bendiciones abunden en tu corazón, y que descubras y vivas el cariñoso e infinito amor de Dios por ti; “así que, ¡gracias a Dios!, quien nos ha hecho sus cautivos y siempre nos lleva en triunfo en el desfile victorioso de Cristo. Ahora nos usa para difundir el conocimiento de Cristo por todas partes como un fragante perfume,” (2 Corintios 2:14).

 

Beatriz Schiava, MD, MTS, MA.

St. Louis, Missouri.

Estados Unidos de Norteamérica

Septiembre 12, 2016.

 

 

 

[i] Los versículos de la Biblia son de la versión Reina-Valera 1960. Sin embargo, también hemos usado, La Nueva Traducción Viviente, (NTV), y Dios Habla Hoy (DHH).

[ii] DHH.

[iii] NTV

[iv] NTV

[v] DHH


	

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s